Cargando...

Son muy y pocos los juegos que he jugado del género 4X de estrategia, y desafortunadamente con casi todos he tenido muy mala experiencia pues simplemente no existe un factor que me motive a seguir jugando o a regresar y explorar un poco más las habilidades. Pero Armello fue la excepción, ¿qué hace a este título indie un buen juego?

LO BUENO

  • Historia, aunque corta pero interesante
  • Soundtrack bastante bueno
  • Variedad de personajes
  • Diferentes maneras de ganar y cambiar el rumbo
  • Replay value

LO NO TAN BUENO

  • Puede llegar a ser poco equitativo
  • Llegará un momento en que caerás en la monotonía
  • El matchmaking puede tornarse un poco tedioso en tiempos de espera
  • No cuenta con modo multijugador local

HISTORIA

Cuenta la leyenda que solo un héroe podría retomar el rumbo perdido que el reino de Armello está sufriendo. El Rey ha sido poseído por un mal y se encuentra cambiando tanto las reglas como la vida dentro de este mundo, ¿decidirás armarte de prestigio y derrocar al rey? O acaso ¿prefieres purificarte con piedras espirituales y limpiar el alma de tu gobernante? Estas son solo algunas opciones de las que puedes elegir para salvar al reino de Armello y convertirte tal vez en el nuevo rey.

Él es el Rey a quien deberás derrocar.

JUGABILIDAD

Este título desarrollado por League of Geeks y nominado como mejor juego dentro del IndieCade Festival 2015 cuenta con un género de acción estrategia en 4X, esto en términos sencillos quiere decir que el reino de Armello en realidad es explorado como si fuera un tablero de mesa en el cual en cada esquina se posiciona un héroe (para un total de cuatro), y en el centro se encuentra el castillo con el Rey y sus guardias.

Cada inicio de partida dentro de Armello te permite elegir entre ocho personajes, dos de cada clan: Thane y River del clan de los lobos, Sana y Brun del clan de los osos, Amber y Barnaby de los conejos y Mercurio y Zosha de las ratas: cada clan y cada personaje con sus propias habilidades y especialidades, ya sea en el uso de la fuerza o en el uso de la magia así como en la astucia. Posteriormente a elegir a tu personaje, deberás elegir un anillo que te permitirá desenvolver otro aspecto de tu jugador, ya sea ganar magia o evadir ciertas penalizaciones dentro del juego, también elegirás un amuleto el cual te dará cierto porcentaje más de una habilidad en específico, como prestigio, magia, ataque, sabiduría o incluso con ‘descomposición’ (literalmente al español) que es más bien una especie de maleficio con la que cuenta el rey de Armello.

ÉPICO.

Posteriormente a elegir tanto a tu personaje como a sus objetos, el juego inicia con una frase sumamente buena: “Desde los lobos hasta los osos, los clanes declaran que ha llegado el momento de tomar el trono sue sufre de putrefacción, que enferma a nuestro rey. Héroes, ¡levántense! ¡salven Armello!” Una frase que en lo personal me gustó mucho y que creo le da cierto aire de valentía al juego sin siquiera saber a qué te enfrentas.

El juego básicamente te da un prólogo donde aprenderás cada uno de los elementos que conforman a tu personaje, desde el poder de lucha o la magia hasta el poder monetario y tu nivel de putrefacción dentro del juego. Estos elementos se verán afectados durante el desarrollo de la partida, gracias a una serie de cartas que llevaras en la mano, si, algo así como Magic o Yu-Gi-Oh!, las cuales te permitirán realizar hazañas como obtener más dinero, obtener más prestigio en cada turno o incluso asesinar a tu enemigo sólo por cruzarse en tu camino. Existe una gran variedad de cartas, pero esto no significa necesariamente que en cada partida te van a tocar diferentes, lo cual es un poco lamentable desde mi punto de vista, pues podría tornarse monótono jugar dos o tres partidas con la misma baraja.

De igual manera existen misiones que podrás realizar durante el desarrollo del juego, tendrás tres opciones a elegir, una de ellas (y la que creo te ayuda más) es la de ir por los cristales purificadores. Estas misiones te colocarán un objetivo dentro del tablero al cual deberás llegar y cumplir con una suerte de azar: un porcentaje de victoria o destrucción, el cual no vas a conocer sino hasta llegar al objetivo. Algo que deja claro el juego desde su prólogo es que no porque la misión te diga “que tienes 20% de probabilidades de ganar” quiere decir que de cajón vas a perder, aquí el sistema de azar funciona bastante bien y puede beneficiarte en el momento que menos lo esperas.

Éstos son los quest a elegir.

Otras de las misiones incluyen como recompensas sacos de monedas de oro o de magia, las cuales te permiten activar las cartas de tu baraja. Las cartas se dividen en tres rubros: ítem, hechizo y truco, estas cartas tienen gran variedad como mencioné, algunas pueden ser equipadas a tu personaje para utilizarlas en la batalla o para hacerte invisible en ciertas zonas del mundo, otras más te sirven para hacerle daño directo a tus contrincantes, ya sea en su vida o nivel monetario y otras más te permiten hacer jugadas mañosas como robarles objetos, enviarlos a un calabozo lejano y hasta quitarles puntos de ataque.

En cuanto al ataque es algo curioso, pues he de admitir que cuando vi el trailer de lanzamiento del juego tenía una idea totalmente diferente a lo que en realidad es Armello. Los ataques a tus contrincantes se ejecutan en el momento en el que invades o invaden el sector en el que te encuentras, estas batallas te dirigen a una pantalla diferente del mapa en el cual se realiza el ataque/defensa basado en (otra vez) un juego de azar: dados. Los dados que te toquen lanzar dependen de las habilidades que tengas, de las cartas que tengas en ese momento en tu mano así como de los objetos que tengas equipados e incluso, de los hechizos que te hayan aplicado los otros jugadores. De igual manera el número de dados puede depender de otras cartas equipadas que en ese momento tenga tu contrincante.

Pero en si, los dados definirán tu futuro, al lanzarlos se irá generando el número de ataques y de escudos que tendrás en la batalla, aunque este resultado puede ser modificado si tú o tu contrincante decide “quemar” una de las cartas que tiene en la mano para asegurar que tendrá cierto número de ataques o de escudos para defenderse. Hay que aclarar que si decides quemar esas cartas, obviamente ya no podrás utilizarlas, pero también harás que el número de tus dados disminuya. Una vez definido el número de ataque y defensa, la animación se ejecuta y regresas a la pantalla del mundo habitual. Este proceso solo lo verás cuando tú seas qunen ataca o es atacado, ya que si juegas con la IA, este proceso no se realiza y solo ves la ejecución del ataque en el mundo, ahora que si juegas en modo en línea, tienes la opción de entrar a esa pantalla para conocer el desarrollo de la batalla.

Después de lanzar los dados, también verás la animación de la pelea.

Armello en si es un juego que requiere de paciencia, pero también de estrategia y sobretodo de mucha suerte. Existen diferentes maneras de ganar, como mencioné puedes ganar por ser el jugador con más prestigio, cosa que obtienes por eliminar a los oponentes así como a los guardias del rey o bien a las criaturas tenebrosas que aparecerán mientras se desarrolla la partida. También puedes ganar purificando al rey si logras obtener las cuatro piedras espirituales y llegar a su castillo para “limpiarlo” o bien, irte por la mala y asesinar a diestra y siniestra para tener un nivel de putrefacción mayor al del rey y ganar. La parte sádica es que en la victoria qun elijas, el rey tiene que morir.

La cuestión del multijugador para mí fue lamentable, pues tal vez el título no cuente con mucho auge lo cual incurre en que los tiempos de espera para llenar los “huecos” pueda ser muy larga, lo bueno es que si durante la partida alguno decide irse, el juego automáticamente sustituye al jugador por un IA. La realidad es que me hubiera encantado que este título tuviera la posibilidad de jugarse en modo offline, y si lo tiene, yo nunca encontré la manera de hacerlo.

PRESENTACIÓN

El arte de este título es lo que sin duda más me agrado, no solamente la calidad de su diseño de personajes es fantástica, incluso el menú de navegación tanto principal como dentro del juego en curso es prácticamente un diseño de interfaz excelente. El prólogo ni que decir, deja muy claro todos los aspectos dentro del juego (que en realidad son bastantes) y te los presenta de la manera más sencilla posible.

Hasta los trofeos fueron bien cuidados.

Armello cuidó todos los aspectos, incluso se toma la molestia de darle crédito a los artistas que realizaron el arte (valga la redundancia) de las cartas que utilizas. La animación de las batallas y hasta de los dados es bastante buena y se combina con un soundtrack de esos que puedes colocar en el iPod y disfrutar de una tarde de domingo o un viaje por la playa.

CONCLUSIÓN

Armello no peca de carecer de arte, sino tal vez de que el juego en cierto momento puede llegar a resultarte un poco largo pues cada partida puede tomarte desde 20 minutos, hasta cerca de una hora de juego.

No voy a decir que no lo recomiendo, porque si bien es cierto que al inicio me costó trabajo agarrarle gusto, después de varias partidas comprendí que el juego tiene un gran valor de rejugabilidad, solo es cuestión de que no pierdas la cabeza y que empecemos a valorar las propuestas de estudios independientes.

Tres estrellas


Este escrito representa únicamente la opinión de su autor y no necesariamente la del equipo de Versus Media.



Agradecemos a League of Geeks las facilidades para realizar esta reseña.

Deja un comentario