Just Cause 3

Avalanche Studios y Square Enix se unen para traernos una sorpresa de fin de año. Es ridículo, es divertido, es Just Cause 3

Lo bueno

  • Un gran mapa para explorar
  • Unas mecánicas pulidas y bien ejecutadas
  • Un grandioso doblaje al español latino
  • Divertido gameplay

Lo no tan bueno

  • Abundantes pantallas de carga
  • Caídas de frames frecuentes
  • El sistema de desbloqueo de habilidades

Historia

Sebastiano Di Ravello, dictador y líder militar que gobierna la hermosa Medici con puño de hierro, aprovechándose de su recurso natural mas abundante el Bavarium, con el cual no solo construye armas de destrucción masiva y vehículos casi inderribables, sino también planean extender su gobierno al resto del mundo. Por su parte Rico Rodríguez, experto en derribar dictaduras y hacer que todo explote, regresa a la que alguna vez fue su hogar y decide que ya es hora de darle a su gente libertad… con lujo de violencia, obviamente. Just Cause 3 deja sus intenciones muy en claro desde los primeros minutos. Iniciamos arriba de un avión con un lanzacohetes, volando sobre la ciudad, destruyendo plataformas anti-áreas, gritando tonterías…

La historia es ridícula con personajes pintorescos y carismáticos que sueltan una buena sarta de groserías y diálogos ridículos que acompañan a un juego que es pura locura. No llega a niveles de las entregas más recientes de Saints Row donde la lógica ya se perdió. Esto es más como una película de acción dominguera, donde todo tiene un tono ridículo pero sobre todo muy ligero; la historia va muy recta a lo que se trata, una rebelión y tratar de lastimar donde se pueda el régimen del general, pero nunca se mete en ningún problema demasiado fuerte a la hora de contarla.

Ni los personajes ni el argumento son profundos, pero sí tienen carisma y es tan entretenido de mirar que casi no querrás despegarte, suerte es que las interpretaciones en español latino de estos personajes le agrega un carisma especial de película de Canal 5: demasiado bien logrado que vuelve a los cinemas y conversaciones algo muy disfrutable.

RECOMENDAMOS

Benjamin Jaekle, Associate Producer de Avalanche Studios

Jugabilidad

El gameplay en este juego es uno que solo podría describir como tremendamente satisfactorio, esto se debe más que nada que tenemos un gran set de habilidades con el que podemos experimentar y jugar a placer. Con nuestro gancho podemos transportarnos de inmediato a cualquier lugar que apuntemos dentro de cierto rango con el simple pulso de un botón, también enganchar dos objetos para hacer que se juren amor eterno y luego estrellarlos uno contra otro, puedes engancharte a un helicóptero para robarlo o destruirlo con un explosivo para luego saltar y abrir tu traje de ardilla para planear por los aires de manera libre esquivando balas y misiles para luego abrir tu paracaídas que te garantice un seguro aterrizaje.

Estas tres habilidades: Gancho, planeador y paracaídas, son tu mayor fortaleza y algo que me alegra ver es que el juego te invita a ponerte creativo; existen un montón de formas de combinar tus herramientas para crear discordia y una vez dominas todo, el movimiento se ve y siente como un espectacular vals de muerte y destrucción.

Los vehículos son como juguetes muy entretenidos de usar, ninguno se maneja particularmente bien pero tampoco fatal, son igual de divertidos de usar que cualquier otra cosa. Puedes ir rápidamente de un lugar a otro con un helicóptero o un jet, también conducir un poco si ya te cansaste de engancharte. Siempre puedes robar un tanque del enemigo para masacrar a las tropas de Di Ravello y hacer caer torres como si fueran legos. También podremos pedir cualquier vehículo que hayamos desbloqueado desde el menú llamado “Suministros rebeldes” para que nos llegue a la MGS V junto con las armas que hayamos escogido y así prepararte para seguir la invasión.

Las misiones por su parte son buenas secuencias que divierten y traen un poco de variedad, aunque las mismas sigan fórmulas muy sencillas, casi siempre será seguir a unas tuberías o ganar una mini-guerra con tus compatriotas, pero aderezado con los comentarios de tus compañeros de faena que sueltan comentarios oportunos y mantienen la narrativa fluida. Dan buen espectáculo y lo más importante, son divertidas.

Just Cause 3 es un juego que me encanta por su honestidad. La historia, las misiones y el mundo todo están construidos de forma que no ponga ningún obstáculo o tarea poco interesante en el progreso y la diversión del jugador… Por eso me parece extraño que existan los retos,  que son obstáculos y tareas poco interesantes que frenan la progresión del jugador. Los retos se desbloquean al liberar ciudades y bases militares en el mapa y consisten en un desafío que se centra únicamente en una habilidad específica. Por ejemplo: Viajar de un punto A a un punto B con un vehículo que va explotar, carreras contra el tiempo con tu planeador para atravesar ciertos anillos a la Superman 64 (sí, piensen en eso), destruir una base con solo granadas, galerías de tiro, etc… Se sienten poco inspiradas y un freno torpe a tu progresión.

Bueno, podría dejarlo pasar si fuera una distracción más para variar el gameplay un poco verdad, ¿cuál es el problema? Pues que con estos se desbloquean las mejoras a tus vehículos y personaje. No puedes ampliar tu capacidad de granadas o munición, ni conseguir la mira precisa para tus armas o el turbo en los autos, sin antes haber hecho cierta cantidad de retos, pero eso no es todo, se te califica en estos desafíos, por lo que si no eres tan bueno como deberías, vas a tener que esperar mucho de aquí a que consigas los engranajes necesarios (la medida con la que se te califica) hasta que puedas conseguir un mejor equipo. Lo cual está chafa por decir lo mínimo.

Como ya dije, podría dejarlo pasar si fueran distracciones, porque pueden llegar a ser entretenidos y un cambio de ritmo a veces necesario. Pero, ¿por qué no ganas habilidades liberando bases y ciudades? Estas mejoras no son niñerías, se sienten como parte importante de tu experiencia, mejoran el gameplay sustancialmente y aumenta tu diversión, ¿Por qué renegarlas a desbloqueables que solo se pueden alcanzar mediante estos retos? Una verdadera lástima.

Presentación

El juego se ve hermoso, de lejos por lo menos. Toda Medici rebosa color y vida, con muchos parajes naturales que están más de adorno que otra cosa, pero complementan a las rústicas ciudades con tanto casas sencillas como edificios. Los efectos bajo el agua están muy buenos y las cosas explotan chido. Pero lo visual pierde un poco cuando te acerca demasiado, como en los cinemas donde los personajes algunas veces están bizcos y los labios no se sincronizan con las voces, aunque esto último me ha pasado muy poco.

Tampoco ayuda que a veces el juego es muy inestable, como cuando muchas cosas están pasando en la pantalla acompañada de otras muchas explosiones y el rendimiento (al menos en consola) si baja bastante, con una caída de frames que sí se nota. No ayuda también que los tiempos de carga abundan durante las misiones de la historia y cada vez que mueres o viajas, algunos parches pueden mejorarlo pero si te la pasas muriendo mucho vas a sentir la cosa algo entrecortada. Mas allá de esto el juego está bien técnicamente, al menos durante mi partida apenas y sufrí bugs, y el juego solo se congeló una sola vez, aunque después de muchísimas horas. La física es igual de curiosa y algo torpe como en cualquier otro sandbox, pero eso realmente agrega diversión a veces.

En cuanto al sonido, la música está muy buena, acompaña la destrucción y complementa de manera perfecta con instrumentos de cuerda durante la exploración y tonadas mucho más épicas durante la batalla. Las actuaciones de voz son decentes, todos hablan terriblemente inglés con un acento italiano a medias que agrega al tono soso de la historia. Mención aparte al gran trabajo de doblaje que se ha hecho en esta entrega, el cual bien podría ser uno de los mejores que he escuchado en un buen tiempo, todos los personajes adquieren un extraño carisma extra en español latino que pierde el acento incómodo del original, pero trae consigo voces muy buenas para los personajes que le agrega un carisma interesante y se nota que la mayor parte del elenco se mete de lleno en la locura y ridiculez de los diálogos.

La naturaleza exagerada y dominguera de los personajes ayuda mucho a que las voces no se sientan artificiales y sean genuinamente graciosas. Las voces de todos personajes se sienten adecuadas y se reconoce el esfuerzo puesto esta ocasión. Puntos extras a los de Square Enix que nos trajó este gran doblaje para este título y ojalá veamos más producciones con esta calidad en el futuro.

Conclusión

Este juego es una gran forma de terminar el año, un año de grandes lanzamientos dónde Just Cause 3 se merece un lugar. No es una proeza artística como The Witcher 3, ni un esperadísimo y controversial título como Metal Gear Solid V: The Phantom Pain, o parte de un colosal tren del hype como Fallout 4. Este juego es diversión pura y dura. Falto de historias pretenciosas, o grandes inspiraciones. No lo busques si quieres algo intelectual o una historia que valga la pena. Este juego es una recomendación que quisiera extender a cualquiera que quiera pasar un buen rato, disfrutar de un gran doblaje y acción en mundo abierto. Amigo este es tu juego.

Tres y medio estrellas


Este escrito representa únicamente la opinión de su autor y no necesariamente la del equipo de Versus Media.


Agradecemos a Square Enix las facilidades para realizar esta reseña.

Deja un comentario