Cargando...

Fue en julio de 2014 cuando Crytek UK dio a conocer sus problemas financieros, pero lo más preocupante era lo que iba a suceder con sus IPs en desarrollo en aquel entonces, principalmente Homefront: The Revolution, un juego que ha sufrido problemas desde su concepción… y que parece no haber resuelto hasta el día de hoy.

Un mes mas tarde, Deep SilverKoch Media anunciaron la adquisición del juego para continuar con su desarrollo, y al ser Deep Silver quién se encargaría principalmente de esta tarea, parecía haber una luz al final del camino, pero parece que no.

Hace un par de semanas se realizó la beta abierta exclusiva para Xbox One de Homefront: The Revolution, que planea su lanzamiento para Mayo de este año en plataformas de actual generación así como en PC. Si eres un ajeno a la franquicia, el argumento de Homefront está basado en un mundo alterno en la cual encarnarás a una milicia rebelde que está en medio de una guerra entre Corea del Norte y Corea del Sur, por lo que básicamente estarás jugando un shooter en tercera persona.

Después de tres días de jugar un aproximado de 15 horas, mi veredicto es que básicamente pareciera que estamos jugando un título con errores y gráficas de PS3 o tal vez hasta PS2, ¿por qué? Vamos por partes: si bien el inicio, la interfaz de usuario y hasta la creación de personajes están pulidos en un 70% aproximadamente, la falta de render final a cosas tan básicas como la forma de la cabeza o el traje que viste tu personaje hace que el juego se vea un tanto obsoleto. Pero ese no es el mayor de sus problemas.

Durante la beta pude jugar a altas horas de la noche, al medio día y hasta la tarde-noche en diferentes días, había momentos en que el matchmaking duraba un par de minutos, y hubo otros momentos (alrededor de las 10 de la noche) en los que simple y sencillamente nunca logré reunir a un equipo en más de 15 minutos de espera. Desconozco si era problema de los servidores, o si simplemente el juego no ha sido preordenado lo suficiente como para llenar un matchmaking de manera rápida.

Manejar motocicleta es divertido y bastante dinámico.

Ya en el juego, basta con decir que desde que inicia la partida te das cuenta de los errores, de repente tu personaje baila extrañamente de un lado a otro, cuando existe lag desapareces y apareces en diversos lugares dentro de un rango alrededor de unos 30 metros (escala del juego), además de que puedes estar disparando a alguien que misteriosamente desapareció o solamente se queda inmóvil. Por otro lado puedo decir que la inteligencia artificial de los enemigos es bastante buena, pues no se esconden de ti, al contrario, van tras de ti, algo que te invitará a no solamente disparar a lo tonto, pues también tienen buena puntería.

Las misiones no son tan complicadas, podías jugar tres diferentes tipos y cada uno te tomaba alrededor de unos 10 minutos en completarse, la dificultad era buena y de hecho resultaba complicada aún jugando en fácil. En cuanto a música y ambientación, el juego se defiende, nada que te sorprenda ni que no hayamos visto con anterioridad en otros juegos.

Ojalá que la versión final luzca tal y como nos están prometiendo.

Por ahora, solo me queda decir que Homefront: The Revolution no me dejó un buen sabor de boca. Más que una beta, parece un alfa, tiene muchos errores que corregir e insisto en que a pesar de que no soy un defensor de las mejores gráficas del mundo, realmente este título no puede llamarse “de nueva generación” si sigue con ese estilo y render cuando sea lanzado oficialmente.


Agradecemos a Deep Silver las facilidades para realizar este previo.


Este escrito representa únicamente la opinión de su autor y no necesariamente la del equipo de Versus Media.

 

Deja un comentario