Cargando...

Charlie Brown es sin lugar a dudas uno de los íconos de la infancia de muchas personas, bueno, al menos de los que eran seres conscientes en la década de los ’50s en la cual fue desarrollada primeramente este personaje y compañía y que ha perdurado a lo largo de más de 60 años. Aunque a finales del año pasado la película llegó a las salas de cine, fue hasta hace unas cuantas semanas que tuve la oportunidad de verla y les platico mi experiencia.

Lo bueno

  • Banda sonora que te pondrá a bailar
  • Doblaje al español bastante bueno
  • Animación que rescata lo más esencial: la nostalgia
  • Personajes con gran presencia

Lo no tan bueno

  • Podría resultar un poquito larga en algún momento
  • Me hubiera encantado verla en el idioma original

Historia

El filme comienza con Snoopy despertándose alegremente al ver a Woodstock y después ven que los niños se despiertan emocionados al saber que no hay clases debido a la nieve y aprovechan a salir a jugar. Charlie Brown va por su cometa pero falla y queda atado en un árbol. Lucy le dice que nunca lograra volar una cometa por que él es un fracasado, pero Linus le aconseja que la ignore. Cuando la pelirroja Niña se muda en su barrio, Charlie Brown se enamora de ella, pero se siente frustrado de que su larga marcha de la mala suerte le impedirá jamás se de cuenta.

A lo largo de esta película veremos el cómo Charlie intenta prácticamente hacer que la pelirroja se fije en él, pero también demostrarle a Lucy y a los demás que él no es un mediocre. Peanuts es como si fuera un capítulo largo de la serie que vimos en los últimos años, ¿por qué? porque ese argumento te dará todo mundo cuando vea una película inspirada en alguna caricatura. Sin embargo, a mi en lo personal me pareció una película interesante, la historia no es nada del otro mundo y eso daría las bases para criticarla y calificarla “como un capítulo más” pero existen otros elementos que hacen de esta película una entrega que merece la pena invertirle dos horas de tu vida aproximadamente.

Peanuts mas allá de ser romántica, acción u otro género, es simplemente nostálgica y divertida. Era interesante ver cómo la sala de cine estaba repleta no solo de gente adulta que rondaba los 40 años, sino también de niños desde los 8 años que disfrutaron de la película que estaba llena de chistes inocentes, actos cómicos y de algo que caracterizó a la serie Peanutsun mensaje final respecto a la vida.

Presentación

La animación que nos presenta 20th Century Fox Home Entertainment es bastante aceptable, esto se complementa con la música divertida de la mano de Meghan Trainor. Creo que una de las partes que más me llamó la atención es nuevamente presentarnos el mundo con el que sueña Snoopy mientras él también vive su aventura de amor en la búsqueda y rescate de una perrita bastante coqueta.

Peanuts está, y lo digo nuevamente, llena de chistes bastante inocentes, es una película un tanto larga pues en algunos momentos si sentí que me estaba aburriendo un poco, sin embargo nunca dejé de prestar atención a los detalles que hicieron de Peanuts lo que hoy por hoy sigue siendo un referente en la animación.

Peanuts fue dirigida por Steve Martino quién optó por mantener algo esencial: algunos pensamientos de Charlie Brown se presentan en forma de tira cómica, lo que nos recuerda los inicios de estos personajes y nos da un tiro directo a la nostalgia. Los personajes son carismáticos, cada uno de ellos hace valer su presencia, Snoopy con sus aventuras nos va relatando una aventura que metafóricamente nos explica lo que Charlie Brown está sintiendo. El doblaje es simplemente fantástico, pues les impregnan esa ternura necesaria para robar nuestro corazón.

Conclusión

Peanuts es una película recomendada para todo público, es de aquellas que puedes disfrutar una noche en compañía de tus seres queridos o de ti mismo. Vas a disfrutarla y te aseguro que Meghan te hará bailar con su gran canción y los créditos donde vemos a cada uno de los personajes moverse al ritmo de la melodía.

Cuatro estrellas


Este escrito representa únicamente la opinión de su autor y no necesariamente la del equipo de Versus Media.

 

Deja un comentario