Cargando...

Ryota Sakamoto es como muchos de nosotros (cruel realidad), desempleado y con la esperanza de trabajar de probador de videojuegos y desarrollador de los mismos y, aunque a sus 22 años de edad aún vive con su madre, él tiene la confianza de lograr su sueño, pues tiene un as bajo la manga ya que dentro de los juegos en línea, es uno de los mejores del mundo en el juego de combate BTOOOM en donde los participantes luchan usando diferentes tipos de explosivos. Su madre una mujer que ya había perdido las esperanzas en que su hijo retomara un camino más seguro para una vida más exitosa fue quien decidió dar el primer paso, aunque no de la manera más legal ya que decidió enseñarle una lección a su hijo de la forma más cruel que uno podría imaginarse, esto no solo aplicaba para nuestro protagonista, también lo era para los demás participantes.

Pero todo esto cambio un día que despertó en una isla tropical, no recuerda como fue que llegó a ese lugar ni el porque estaba ahí, pero este era sólo un problema menor, pues la isla seria la materialización del juego BTOOM. Cada jugador contará con diferentes tipos de bombas y al igual que en el videojuego cada una de estas bombas podrá variar entre cada jugador, Ryota tendrá que arreglárselas para poder sobrevivir junto con Himiko Hemilia otra participante del juego (aunque muy atractiva la muchacha). Juntos tendrán que vencer a los diferentes participantes aunque no todos podrían considerarse como enemigos directos, ya que la unión es la fuerza, esto lo usan él y otros jugadores para poder vencer a enemigos con mucha mas experiencia en el combate real que ellos.
Además de las bombas cada uno de ellos dispondrá de un radar incrustado en su mano para poder localizar a otros en la isla, este radar fácilmente podría quitarse con un poco de esfuerzo, pero lo mas recomendable es que no lo hagan, ya que estos fueron implantados de tal modo que quitarlo sin el debido cuidado provocarían el colapso de su corazón y los pulmones. El ingenio de cada uno de los participantes se muestra en cada capítulo, puesto que cada una de las bombas tiene diferente efecto que irán desde bombas de tiempo hasta bombas controladas a distancia, cada una de las limitadas bombas deberá usarse de la mejor manera posible ya que quedarse sin explosivos significaría una gran desventaja ante los otros integrantes.

Con 12 capítulos (desgraciadamente solo esos), personajes que van desde los frikis, asesinos profesionales, psicópatas y mujeres atractivas (en especial Himiko). BTOOOM es una serie digna de agregar a la colección o al menos de ponerla en la pila de discos que algún día veremos.

Este escrito representa únicamente la opinión de su autor y no necesariamente la del equipo de Versus Media.

Deja un comentario