Opinión

Es momento de decirte adiós, Destiny

By  | 

Todavía recuerdo cuando por primera vez oí hablar del nuevo proyecto que Bungie estaba presentando, un juego que prometía horas de contenido pero sobre todo horas de diversión, los tráilers y las imágenes que se liberaban del juego eran impresionantes, el arte sin duda cautivo mi atención y la prensa mundial hablaba maravillas de lo que sería ese nuevo título de los creadores de Halo, ¿su nombre? Destiny.

Uno de los primeros conceptos del juego.

Nos encontramos a poco más de un mes de que Destiny celebre su primer aniversario, todavía recuerdo cuando en E3 2014 pude ver las gigantescas réplicas de un Fallen y también de las motos que pueden usar nuestros guardianes en el juego, además nos regalaban una pulsera (que hasta el día de hoy conservo) con la cual podíamos desbloquear ‘contenido exclusivo’ para cuando el juego fuera lanzado el pasado 9 de septiembre de aquel año. Creo que nadie nunca imaginó que la palabra ‘contenido exclusivo’ sería llevada al siguiente nivel de la mano de Bungie y Activision.

Unos cuantos meses después del lanzamiento, al fin compré el título, posteriormente llegó el primer DLC, The Dark Below en el cual conocimos a Crota y sus secuaces así como experimentamos algunos nuevos retos, pero el juego se seguía sintiendo vacío e incluso platiqué de lo mismo hace ya unos cuantos meses. En el primer cuarto del 2015 recibimos House of Wolves, el segundo de los dos DLC que nos habían prometido, y aunque hubo muchas quejas porque éste no contaría con una nueva raid, fue aceptado y hasta el día de hoy sigue manteniendo activos a miles de usuarios.

Prison of Elders tiene todo lo que Crota tuvo en su momento, pero al doble.

Pero también con la llegada de aquel segundo DLC empezaron los rumores, Bungie tenía pensado ya en lanzar una nueva expansión para finales de 2015 e incluso para el 2016, cosa que se confirmó días antes de E3 2015 y que incluso pude probar durante el evento, pero, ¿es esto suficiente para mantener más tiempo a sus usuarios?

La verdad es que a mi parecer, sí son bastantes interesantes las propuestas para esta nueva expansión, no voy a negar que me emocionó conocer la noticia y estuve realmente feliz de poder ser de los primeros en jugarla (aunque sea en su versión más básica), pero al regresar a México y platicarles a mis amigos sobre el contenido adicional, me fui enterando del precio de esta “gran actualización”: $40 dólares.

¿Por qué Bungie cree que puede simplemente decir “te voy a vender una gran actualización por el las dos terceras partes del costo original del juego porque te va a gustar y es casi casi, como otro gran juego” y salir sin ser lastimado? Como bien decía nuestro colega JorgeGomez2880 en su columna “El DLC y los videojuegos”, y cito textualmente, …el problema más grande recae en casos como el de Assassin’s Creed 2 y la famosa Batalla de Forli, es toda una secuencia, es parte de la historia del juego, no es un prólogo, no es expansión. Pero debes pagar para jugarlo.

En esta ocasión, y no quiero sonar como defensor de Bungie, creo que el costo de esta “gran expansión” no depende tanto de Bungie, sino más bien de Activision, pues bien sabemos que la segunda tuvo una gran pérdida de dinero cuando Destiny no cumplió con las expectativas de calificaciones que esperaban, sin embargo, el juego vendió y sigue teniendo una de las bases de jugadores más activas a casi un año de su lanzamiento.

El punto central es cuando te das cuenta que a ti, “jugador leyenda” (porque haz cumplido los quest que te ameritan como tal) te quieren vender esta gran expansión a un precio excesivamente estúpido, mientras que la compañía pretende seguir atrayendo público al vender el juego con los tres DLC al precio acostumbrado, $60 dólares o bien, una edición de colección de $80 dólares con muestras físicas “para hacerla más atractiva”, la pregunta aquí es ¿y los que ya hemos invertido más de $100 dólares ($3,000 pesos mexicanos) en el juego dónde quedamos?.

Es por eso, y porque a pesar de que realmente la expansión si me llama la atención, he llegado a un punto en donde el concepto DLC ha sido explotado sin rumbo fijo y sin una buena excusa, porque bien podrían prometerme grandes cosas, pero al final si decido adquirir dicho producto y no cumple con mis expectativas, ni Bungie ni Activision me van a regresar esos $40 dólares, mismos que podría invertir en otros juegos que también serán lanzados para dichas fechas.

La decisión al final la tiene cada persona, pero a estas alturas, y si quieren comprar dicho DLC, lo recomendable desde mi perspectiva es compartir una cuenta con un amigo para comprarlo y así dividir costos, porque la realidad es que estamos muy lejos de que Bungie escuche a su comunidad y baje el precio final de este paquete digital, el cual seguramente ya se encuentra en el disco y solamente estaremos desbloqueando.

Sin duda para mi, Destiny puede presumir de su arte y nivel gráfico, pero eso no compensa sus abusos en cuanto “contenidos adicionales”.

Por mi parte, ha llegado el momento de decirte adiós, Destiny, pues a pesar de que Prison of Elders, Trials of Osiris, End of Crota e incluso el Iron Banner son cosas que me siguen llevando a jugar al menos dos o tres veces por semana este shooter, también cosas tan tontas como precios elevados por un contenido adicional (ni siquiera una expansión como las que Blizzard realiza con sus juegos) hacen que pierda el interés en lo que tienes para ofrecerme. Además, si esto han hecho a un año de lanzamiento, mejor me espero a que se cumplan dos años y espero a que lancen otra versión de $60 dólares con todo el contenido que se habrá lanzado en este 2015 y el 2016.

PD: Ya hasta parece que Rocksteady/Warner Bros. y Bungie/Activision se pusieron de acuerdo para sacar DLC’s tan caros, y lo peor es que la gente los compra…


Este escrito representa únicamente la opinión de su autor y no necesariamente la del equipo de Versus Media.

Loading...

Diseñador gráfico por profesión, gamer por casualidad, perseverante por convicción.