Vuelve una de las entregas mas famosas de juegos musicales pero ¿cumple con lo que promete?

Lo bueno

  • Las canciones están bien calibradas con los colores de la pantalla
  • Los instrumentos de plástico tiene muy buena calidad
  • Divertido de jugar con amigos

Lo no tan bueno

  • Una lista muy pequeña de canciones
  • Las canciones interesantes vienen en forma de DLC
  • Campaña algo corta y muy repetitiva
  • Los solos en la guitarra le quitan un poco de “magia” al juego

Historia

La historia no es la gran cosa debes llevar a tu banda de garage al éxito con o sin la ayuda de un manager. Empezando en tu garage, bares de mala muerte, hasta terminar tocando en grandes escenarios lo cual es bastante repetitivo y puede llegar a cansar.

Jugabilidad

El gameplay no ha cambiado en mucho ya que solo debes darle a las notas de colores que aparecen en la pantalla, los cuales están muy bien calibrados ya que en la mayoría de los instrumentos se siente un ritmo acorde con la canciones, sobre todo en la batería y en el bajo pues en canciones como Arabella donde los instrumentos son muy marcados, llevaban un ritmo idéntico al que llevaría un instrumento real.

Dentro de las canciones regularmente viene un solo de guitarra el cual tenía unas mecánicas medio extrañas debido al free style solo, ya que en su momento creí que solo era apretar los botones a lo estúpido pero después descubrí que era algo un poco mas complejo. Para continuar con el multiplicador de puntos que aparece cada que tienes una racha de notas, debías seguir cierto patrón relacionado con una barra azul y naranja que aparece en pantalla que, por lo que entendí, si había azul en la pantalla era apretar los botones superiores en la guitarra y si era de color naranja era con los botones inferiores. A final de cuentas no entendí muy bien estas mecánicas.

Además, todo esto le restaba un poco de magia al juego ya que yo tenía muchas ganas de tocar algún solo super atascado de alguna canción pero estos patrones medios raros que nunca terminé de entender ni si quiera dejaban escuchar bien, sin embargo después descubrí que esta opción se podía desactivar.

El rooster de canciones a pesar de no ser muy grande trae varias canciones bastantes buenas. Se siente muy pobre en comparación con entregas anteriores, pero algo que es “bueno” es que puedes exportar canciones de las entregas pasadas.

Presentación

El apartado gráfico no destaca visualmente ya que el juego a pesar de tener buena resolución no parece que sea un juego de Xbox One (que fue la versión que tuve la oportunidad de jugar). Los personajes de la banda a pesar de que tienen el estilo de personajes muy característico de los juegos de Rock Band se ven medio raros, sobre todo en los movimientos que hacen al tocar los instrumentos. Esto se nota mucho más en el personaje de la batería ya que cuando la canción es muy rápida o tiene muchos cambios como en la canción de “The Beast and the Femine” de Foo Fighters el personaje hace movimientos super raros y creo yo, imposibles para una persona.

Como ya lo dije el juego tiene buenas canciones que muchos conocemos pero sin embargo algo que me desagradó fue que muchas de las canciones que yo esperaba tocar o que me hubiera encantado tocar estaban en forma de DLC y en vista de que no tenía entregas pasadas para exportar canciones al juego, mi lista de canciones se quedo muy pequeña.

Conclusión

El retorno de uno de los grandes de juegos musicales que creo dejo mucho que desear y  sin embargo, a pesar de todo, es un juego muy que se disfruta de jugar con amigos en una fiesta, en una reunión, etc.

Si quieres sentirte como un rockstar o tienes entregas pasadas entre tus cosas esta es una entrega que no puede faltar en tu biblioteca, pero si no es el caso te recomiendo mires hacia otro lado.

Dos y medio estrellas


Este escrito representa únicamente la opinión de su autor y no necesariamente la del equipo de Versus Media.


Agradecemos a HarmonixMad Catz las facilidades para realizar esta reseña.

Deja un comentario